La soledad puede quitarte tu felicidad. No importa si tuviste una gran semana sin drama o una gran experiencia, en el momento en que te sientes solo, todas esas bendiciones no se tienen en cuenta. 

En el momento en que las personas solteras se sienten solas, creen que simplemente pueden resolver ese estado incómodo al encontrar a alguien que pueda completarlo. Por lo tanto, la solución común es encontrar un novio o novia que los valore, pase tiempo con él o ella, le ayude a superar sus dificultades y satisfaga cualquier necesidad física (como abrazos, besos o tomarse de las manos).

Todos estos deseos parecen agradables y satisfarán esos deseos, que también pueden ser necesidades, pero serán temporales.

Sin embargo, hay muchos casos en que las personas que encuentran a su pareja y comienzan a sentirse solas. ¡Si le preguntas a varias personas casadas si pasan por momentos en que se sienten solos, te sorprenderías! Puede ser impactante porque se tienen el uno al otro, pero a veces extrañan su soltería y desean poder salir con sus amigos como antes. Puedes decir: “¡Uau! ¿Por qué mencionaste algo tan serio como el matrimonio?” La razón es que el matrimonio es el lugar donde menos esperan encontrar la soledad cuando la pareja vive junta, se ayudan mutuamente y comparten responsabilidades. Todos estos son signos de no estar solo. Esto es similar a cuando alguien compra el celular que siempre ha querido, solo para darse cuenta de que quiere el más reciente porque no está conforme con las cosas que no tiene su presente celular. Lo mismo pasa en una relación: una persona que encuentra la relación que busca, después se da cuenta que no están conforme con la relación y se siente sola.

He encontrado sitios web que brindan consejos a las personas en relaciones que se sienten solos sobre cómo superarlos y explican por qué se sienten así. Algo que generalmente dicen es que las personas que creen que alguien los completará tienen una visión equivocada de una relación, y estoy de acuerdo con eso al cien por ciento. Solo porque estoy de acuerdo no significa que no me sienta solo a veces ni me lo quita, pero me da la claridad de que sentiré la soledad independientemente de cuál sea mi estado de relación.

Te interesa:  Gratitud, un ingrediente indispensable

Esto puede ser algo que haya escuchado muchas veces antes, pero es la verdad. Dios es el único que puede desaparecer esa soledad. 

Incluso Jesús reconoció que el Padre estaba con Él en Juan 16:32-33 cuando tomó la copa de la voluntad de Dios. (“Miren que la hora viene, y ya está aquí, en lo que ustedes serán dispersados, y cada uno en su propia casa y me dejarán solo. Sin embargo, solo no estoy, porque el Padre está conmigo. Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán las aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.” (NVI)) Él, que pasó por la crucifixión solo, se aferró a Dios reconociendo que él estaba allí.

No estoy diciendo que será fácil, pero estoy diciendo que hay ventajas y desventajas en ambos; estoy diciendo que hay esperanza; estoy diciendo que una vez que encuentres a Dios, ya no sentirás la soledad.

El apóstol Pablo, que luchaba constantemente porque iba a evangelizar a otros y muy probablemente luchaba con la soledad debido a eso, dijo en Filipenses 4:12-13, “Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” (NVI) Llegó a la conclusión de que Dios era el único que cumplía sus deseos. Tal vez no te lo parezca ahora mismo, pero Dios hará lo mismo por ti. Puedes encontrarlo en otro lugar, pero será permanente con Dios.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.