Te preguntarás: ¿Por qué aceptaría este reto? Bueno, para empezar, las redes sociales tienden a ser una distracción. Consumen mucho tiempo de los usuarios y les dejan ocupados viendo publicaciones que los entretienen cuando están aburridos. Estos incluyen fotos de dónde estuvo un artista y qué tenía puesto de ropa ese día, videos graciosos, fotos de comida hecha en otro país, y también fotos de amistades o desconocidos que hacen algo que se considera «cool». Por las redes sociales también se ven imágenes de cómo uno debe lucir para ser considerado bello o bella. Y si no lo crees, lo único que tienes que hacer es deslizar hacia abajo cuando abras Instagram, Facebook y Twitter. Usando estos, y también Snapchat, no produce tantos beneficios por todos los pensamientos negativos que trae y expectativas irrealistas.

Las redes sociales nos llevan a otro mundo y nos quedamos como robots sin responder a estímulos exteriores. No prestamos atención a lo que tenemos alrededor: familia, amigos, y la naturaleza. Yo he observado que los amigos quienes abren sus redes sociales cuando estamos compartiendo tiempo juntos, tienen dificultad para prestar atención a lo que digo, haciendo que yo tenga que repetirlo varias veces, hablándoles más lento; y noto que la conversación termina después de aproximadamente tres oraciones. Eso también me pasaba las veces que usaba las redes sociales. Aunque pensaba que no me ocurría, me fijé que se convertía una adición cuando las tenía descargadas en mi teléfono. Lo mejor que se puede hacer es no descargar las aplicaciones.

Yo, siendo joven, tengo Instagram, Facebook, y Snapchat (también tengo una cuenta en Twitter que siempre se me olvida borrar). Me paso 5-10 minutos en una semana o un mes mirando en las apps . Y cada vez que entro a mi cuenta, veo fotos y videos decepcionantes. Cuando digo esto, no estoy hablado de imágenes o videos de personas que fallan cuando tratan un truco peligroso y cuestionamos por qué alguien haría algo tan imprudente. ¡No! Estoy hablando de imágenes que incluyen chicos y chicas luciendo “perfectos” por todos los efectos que les hacen a sus imágenes. Fotos en las cuales ellos enseñan productos costosos para dar una idea de cuánto dinero tienen. Fotos de personas que no se respetan. Videos de jóvenes hablando de una manera vulgar. Estoy hablando de esa clase de imágenes y videos decepcionantes. Eso es lo que nos influye. Esa es una de las razones por la cual vemos muchas cosas como normales. Estamos tan expuestos a cosas que no son buenas, que los medios de comunicación lo ven como inocentes y “a la moda”. Pero tenemos que ir contra sus influencias porque eso nos convierte en amantes de cosas temporales: la apariencia, los objetos, la reputación, y la aceptación de otros. Todas esas cosas causan a uno que sienta placer. Puede llegar a un punto en el cual nos volvemos en amantes de las cosas temporales debido a un neurotransmisor llamado dopamina que nos hace sentir placer cuando es liberado.

Te interesa:  10 tips para escribir una carta romántica

Científicamente nuestra área tegmental ventral, que se encuentra en el cerebro, libera dopamina cada vez que recibimos una notificación en el teléfono. Cuando nosotros recibimos la notificación de un “me gusta,” nuestra área tegmental ventral, o ATV se activa mucho más de acuerdo con escaneos cerebrales. ¿Qué significa esto? Significa que haremos cosas similares a las fotos en las cuales recibimos muchos “me gustas” para recibir el mismo resulto: placer. Y esto se puede convertir en una adicción y también nos puede convertir en egoístas porque nos encargamos en publicar fotos para recibir alabanzas de nuestros seguidores. No estoy diciendo que esto nos pasa a todos nosotros como adolescentes, pero que es común en la mayoría de los jóvenes. La alabanza que recibe uno por una foto o video es gratificante (valor intrínseco), y se puede encontrar eso en las redes sociales (incentivo), entonces lo usamos por esa razón. Y de esa manera se puede convertir fácilmente en una adicción que nos consume.

Aquí llego a la conclusión. Trata a las redes sociales como una comida que amas pero que te controlas en no comer mucho de ella, sino trae malas consecuencias. El mejor método es cancelarlo completamente por un mes para tomar un descanso de ellas y romper la adicción o el comienzo de una obsesión. Suena como demasiados días, pero aprenderás qué es lo verdaderamente importante en tu vida.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

-East, S. (2016). How does social media affect your brain. Consultado el 15 de mayo de 2018, de https://edition.cnn.com/2016/07/12/health/social-media-brain/
-Fox, K. (2017). Instagram worst app for young people's mental health. Consultado el 15 de mayo de 2018, de https://www.cnn.com/2017/05/19/health/instagram-worst-social-network-app-young-people-mental-health/index.html

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.