“El mayor legado que uno puede pasar a sus hijos y nietos no es el dinero u otras cosas materiales que uno acumuló en su vida, sino en cambio, un legado de carácter y fe.”

Billy Graham

Billy Graham, conocido pastor y evangelista, partió hacia la presencia de Dios a los 99 años después de una larga batalla contra el cáncer, neumonía y otras afecciones. Su partida nos conmueve profundamente, pues su trabajo ha sido y es de gran inspiración para todos los seguidores de las enseñanzas de Jesús.

El legado que Billy Graham nos ha dejado es más que el de ser un conocido evangelista; sino más bien su ejemplo como hombre de fe y oración. Muchos de sus allegados han dado testimonio de cómo su fe en Dios fue el motor de su vida, el cual se reflejó en sus obras. Uno de ellos es el importante rol que tuvo en la sociedad al proveer consejería a muchas personas influyentes, desde presidentes de Estado, hasta personalidades de televisión. Esto no se debió a su deseo de fama, sino que como resultado de su impecable testimonio. De hecho, la encuestadora Gallup lo nombró como “Uno de los diez hombres más admirados del mundo”. Lejos de anhelar un cargo gubernamental, Graham se preocupaba en aconsejar a los políticos según los principios bíblicos, además de orar para que Dios les diese sabiduría para gobernar.

Te interesa:  Cómo escoger una iglesia: 5 cosas que debes buscar

Billy Graham dijo “No necesito un sucesor, solo manos dispuestas a aceptar la antorcha para una nueva generación”. Si bien su partida deja un gran vacío, tenemos la confianza de que ahora descansa en brazos del Creador de quien tanto predicó. Estamos seguros de que su vida y obra no fueron en vanos, y que muchos otros se levantarán para impactar la sociedad incluso más de lo que hizo Billy Graham.

*Todos los derechos de autor de la fotografía de portada pertenecen a https://memorial.billygraham.org/

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.