“Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo” Filipenses 2:3 (LBLA)

Muchas veces escuchamos el comentario: “Si me ama que me aguante” Pero esto solo demuestra que hay egoísmo en lugar de amor, porque cuando uno ama busca el bien del otro. Resulta triste ver como algunos esposos ventilan los defectos que ven en sus parejas, sin importarles el daño que pudiera causales. Parecieran olvidar lo que Dios dice en su Palabra: (Esposo) Efesios 5:28-29 (TLA)  “El esposo debe amar a su esposa, así como ama a su propio cuerpo. El hombre que ama a su esposa se ama a sí mismo.  Porque nadie desprecia su propio cuerpo. Al contrario, lo alimenta y lo cuida, del mismo modo que Cristo cuida a la iglesia”. Pero también hay instrucciones para la esposa: Efesios 5:33 BLPH, “y que la esposa sea respetuosa con su marido” Si se te hace difícil poder bendecir a tu pareja con tus palabras y  acciones. Si reflexionas por un instante e identificas acciones egoístas de tu parte, toma la decisión de cambiar esto por una actitud de generosidad que no busques solo lo suyo sino el bienestar del otro.

Te interesa:  Mi consuelo

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.