“Tú fuiste quien formó todo mi cuerpo; tú me formaste en el vientre de mi madre.” Salmos 139:13 (DHH)

Puede ser que las situaciones vividas nos hayan hecho olvidar que somos la mejor obra de Dios. El color de tu cabello, tu nariz, el lunar que tienes no fue de casualidad, Él lo diseñó con mucho amor. Al querer cambiar nuestro aspecto, le decimos, no me gusta lo que hiciste así que lo mejoraré, para ser aceptada. Nuestro Creador desde que nos formó, nos amó y desea que nuestra identidad esté basado en su amor y en lo que cree de nosotros. Decide hoy amarte como Señor lo hace, confía en que Él tiene planes hermosos para ti, tal como eres. Resuelve hoy ser feliz con esta verdad.

Por Danitza Luna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.