“Así que ayunamos y oramos intensamente para que nuestro Dios nos cuidara, y él oyó nuestra oración” Esdras 8:23 (NTV)

El ayuno no sólo es un tiempo para abstenerse de comer sino para dedicarse por completo a buscar de Dios, este período especial entre el Padre y sus hijos es invaluable. A diario necesitamos que Dios intervenga cuando estamos pasando problemas y el ayuno es una de las armas poderosas que podemos usar en esos tiempos complicados. Él promete responder a quien le busca con fe e intensidad.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.