“si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.” 2 Crónicas 7:14 (RVR1960).

Estos meses hemos visto como las cosas han cambiado, desde el clima hasta el entorno social. Actualmente hay noticias de varios países que son preocupantes. Corrupción en los gobernantes y hasta se ve varios indicios de decadencia moral en la sociedad y en las decisiones que se adoptan. En este contexto, cada uno puede preguntarse, ¿Qué será del futuro de mi nación? ¿Cómo lograr que haya un cambio positivo en mi sociedad? La Biblia nos da la clave de cómo debe ser esta oración en favor de nuestra nación. Dice que si buscamos el rostro de Dios y dejamos los malos caminos, entonces Él nos oirá. Si con humildad clamamos, el Señor promete perdonarnos y sanar nuestra tierra.

Te interesa:  Su ira es pasajera…

Perseveremos en oración, no sólo por nosotros, sino también por nuestras familias, sociedad y país.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.