“Nunca dejes de leer el libro de la Ley; estúdialo de día y de noche, y ponlo en práctica, para que tengas éxito en todo lo que hagas. Yo te pido que seas fuerte y valiente, que no te desanimes ni tengas miedo, porque yo soy tu Dios, y te ayudaré por dondequiera que vayas.” Josué 1:8-9 (TLA)

Meditar en la Palabra de Dios nos trasforma y hace mejores, trae seguridad en los tiempos difíciles y da la certeza que Dios está con nosotros. Además las Escrituras nos guardan de todo peligro porque su consejo viene directo del corazón del Padre, también nos ayuda a tener confianza que cuando clamamos a Dios recibiremos respuesta oportuna.

“Esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que, si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Y, si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido”. 1 Juan 5:14-15 (NVI)

Si tal vez no tienes un tiempo de leer, meditar o estudiar de Su palabra, te animo a realizarlo para que traigas bendición, sabiduría, fe a tu vida y a tu descendencia.

Te interesa:  Protector

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.