“Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte.” Efesios 2:8-9 (NVI).

La salvación no es un premio por las cosas buenas que hayamos hecho, ni es el resultado de los propios esfuerzos. Por el contrario la salvación es un regalo que Dios ofrece a quienes creen en Jesús. No se puede comprar, ni tampoco hacer algo para ganarla o merecerla, sino que es un gran regalo de amor que Dios pone a nuestra disposición. Sólo podemos recibirlo cuando aceptamos a Jesús como nuestro salvador personal, creyendo que a través de su muerte en la cruz, pagó el precio de nuestros pecados. ¿Te gustaría recibirlo? Depende de ti, en este mismo momento puedes abrir tu corazón e invitar a Jesús para que entre en él y sea el Señor de tu vida. De esta manera estarás recibiendo el gran regalo que Dios tiene para ti.

Te interesa:  Cómo escoger una iglesia: 5 cosas que debes buscar

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.