“Entonces me dijo: “No tengas miedo, Daniel. Tu petición fue escuchada desde el primer día en que te propusiste ganar entendimiento y humillarte ante tu Dios. En respuesta a ella estoy aquí.” Daniel 10:12 (NVI).

Cuando Daniel oró, Dios respondió de forma inmediata a su petición, el cual el enemigo intentó dilatarlo, pero a pesar de ello, su oración fue contestada. ¿Cuál es tu petición? Dios quiere responder a tu necesidad sin importar lo que el enemigo intente hacer para bloquearlo. Hoy te animo a doblar tus rodillas para que con toda humildad y perseverancia te acerques ante su presencia y a pesar de que las circunstancias se tornen difíciles, puedas confiar en Aquél que es más poderoso que cualquier gigante.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta