“Aunque las montañas cambien de lugar y los cerros se vengan abajo, mi amor por ti no cambiará, ni se vendrá abajo mi alianza de paz. Lo dice el Señor, que se compadece de ti” Isaías 54:10 (DHH)

“Siento que no merezco el perdón de Dios, he intentado dejar las actitudes que me lastiman pero no puedo, pienso que Él no me ama por esto”. Muchas veces estas palabras son comunes cuando fallamos a Dios, pero eso no debe ser un impedimento para acercarnos  a nuestro Padre, pues su amor no cambia, lo único que debemos hacer es pedirle perdón y dejar que en Sus fuerzas seamos libres de todo lo que nos detiene. Recuerda esta palabra “Convertiré el valle de la Desgracia en el paso de la Esperanza”, créela y busca a Dios a través de la oración y se libre.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.