“Sean humildes y amables; tengan paciencia y sopórtense unos a otros con amor” Efesios 4:2 (DHH).

La vejez es una etapa de la vida a la que la mayoría de nosotros llegará un día. Cuando nuestros padres envejecen, ya no tienen la energía de antes, les cuesta caminar o moverse, a veces no se acuerdan de quiénes somos, se les va el tono al hablarnos, se entristecen, gritan o están malhumorados aparentemente sin motivo. Sin embargo, cuando ellos eran jóvenes y nosotros pequeños nos cuidaron y protegieron con mucha paciencia y amor.

Ahora bien, si tus padres ya envejecieron, hazte responsable de ellos, pues ahora necesitan tu apoyo y cariño. No te impacientes, pues ahora tú eres el que se convierte en su protector, ámalos en su vejez y dales lo que necesitan.

Sé amable con ellos, dales amor desmedido y paciencia infinita.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.