“Porque un momento será su ira, Pero su favor dura toda la vida. Por la noche durará el lloro, Y a la mañana vendrá la alegría”. Salmos 30:5 (RVR1960)

No dudes ni tengas miedo en tu corazón, confía en Dios porque su misericordia es para siempre. Si tus penas y dolores hacen que tus ojos se llenen de lágrimas, escribe en la tabla de tu corazón que el favor de Dios es para toda la vida y después del llanto la alegría toca a la puerta de tu corazón. Esto demuestra que realmente eres importante para el Padre, búscalo cada día, que lo mejor para ti está en sus manos. Lo que anhelas del Señor, vendrá  y será duradero. Por Miguel Á. Veizaga

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.