“No mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.”

Filipenses 2:4 (RVR1960)

Qué fácil es luchar por nuestro bienestar, en comparación con la búsqueda del bienestar de otros; son muy pocas las personas que hacen efectivo el deseo de ayudar a otras personas.

Y es precisamente en este aspecto que Pablo instruye a la iglesia de Filipos, a no limitarse a velar únicamente por el propio bienestar, sino también por el de otros, aquí cobra real importancia esta instrucción, puesto que, como hermanos en Cristo, no solo debemos mantenernos unidos, sino también apoyarnos, es un hermoso testimonio que habla por sí solo.

Y qué mejor que extender la misma actitud hacia toda nuestra comunidad, ciertamente el impacto sería mayor y sin duda una gran oportunidad de brindar ayuda y dar a conocer el amor de Dios.


Por Cesia Serna



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.