“Mi corazón te ha oído decir: «Ven y conversa conmigo». Y mi corazón responde: «Aquí vengo, Señor»” Salmos 27:8 (NTV).

Cuando pasamos por tiempos difíciles tenemos la necesidad de ser escuchados y así desahogar nuestras penas y tristezas en largas conversaciones con amigos o personas de confianza; Dios quiere ser ese Amigo y Padre que necesitas para contarle todo lo que llevas dentro. De tal manera podrás dejar ante Él cualquier carga, lo que te aflige, lo que representa un peso para tu vida y entonces Él te dará el verdadero descanso y la paz que tanto necesitas.

Por Judith Quisbert

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta