“No hay otro Dios como tú, porque tú perdonas la maldad y olvidas las rebeliones de este pequeño resto de tu pueblo. Tú nos muestras tu amor y no mantienes tu enojo para siempre.” Miqueas 7:18(DHH).

Una de las cosas que más nos cuesta es perdonar a las personas que nos hicieron daño. Cuando Dios nos perdona, olvida por completo nuestras faltas, aún cuando no somos merecedores de un perdón tan grande y amoroso.

Si miramos con los ojos de Dios, podemos tomar la iniciativa de perdonar y cuando lo hagamos podremos sentir el alivio que significa sanar una herida que cargábamos en nuestro corazón.

Quizás recuerdes en este momento, algunas personas que te han hecho daño y digas: no lo voy a perdonar porque no merecen mi perdón. Ante esto recuerda que ninguno de nosotros tampoco merecemos el perdón de Dios, sin embargo Él nos perdona por su amor y misericordia. Si hemos recibido perdón, perdonemos aunque no se lo merezcan.

Te interesa:  ¡No cambia!

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.