“No se duerman; oren para que puedan resistir la prueba que se acerca. Ustedes están dispuestos a hacer lo bueno, pero no pueden hacerlo con sus propias fuerzas.»” Mateo 26:41 (TLA).

Así como tenemos necesidades físicas en nuestra vida, tales como de alimento, la salud o el descanso, también tenemos necesidades de carácter espiritual, las cuales no debemos descuidar. Entre estas, es importante llevar una vida de oración.

Pero no significa que orar sea algo fácil, pues el agotamiento físico, el desánimo, los afanes incluso el pecado, pueden convertirse en obstáculos para tener una comunión plena con Dios. Sin embargo una decisión firme de buscar al Señor constantemente en oración nos ayudará a vencer las pruebas y las tentaciones diarias que podamos enfrentar.

Por lo cual, crear el hábito de orar a diario, es realmente beneficioso para nuestra vida espiritual.

¿Estás enfrentando tus dificultades con una vida diaria de oración?

Por Giovana Aleman

 

 

Te interesa:  Tus vecinos necesitan ser salvos

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.