“Si se aman los unos a los otros, todo el mundo se dará cuenta de que son discípulos míos.” Juan 13:35 (DHH)

Como hijos de Dios no podemos prestarnos a lastimar a nuestro prójimo, con chistes, nombres que los lastimen, exponiéndolos a la burla, ejerciendo violencia sea verbal o física, porque eso contradice el amor que debemos de tenernos los unos con los otros y va en contra lo que su palabra nos enseña. Si alguna vez has caído en esta práctica, es hora de cambiar y mostrar que eres un discípulo del Señor.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.