“Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.” Romanos 5:12 (RVR)

Probablemente hayas sembrado buenos valores y enseñanzas en tus hijos, pensando en que ellos seguirán cada instrucción. Pero en ocasiones, los hijos suelen mostrarse rebeldes y difíciles de tratar, prefiriendo seguir sus caminos a seguir con lo que les fue enseñado. Algo parecido sucede en nuestra relación con Dios, Él nos da instrucciones, pero nosotros vamos en busca de reglas que vayan acorde a nuestros requerimientos. Por eso debemos entender que necesitamos de su presencia para vencer nuestra rebeldía. Porque cuanto más lo conocemos, más claramente veremos nuestras faltas llegando así al arrepentimiento por su gran amor. Por lo tanto, si nosotros como hijos, muchas veces somos rebeldes con Dios y aun así Él nos ofrece su misericordia, debiéramos tener una actitud parecida con nuestros hijos cuando nos enfrentamos a sus rebeldías. Que en todo tiempo podamos mostrar con nuestra actitud, el amor y la misericordia que hemos recibido de Dios.

Te interesa:  ¿Frío o caliente?

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.