“Las manos ociosas conducen a la pobreza; las manos hábiles atraen riquezas.” Proverbios 10:4 (NVI).

Pasar la vida pensando en lo que nos gustaría alcanzar pero no dedicarle el esfuerzo que se merece para lograrlo, tiene un nombre y ese es la pereza, la misma nos lleva a perder el tiempo, limitándonos a soñar, siendo incapaces de dar un paso para alcanzar dichos sueños. Proverbios 13:4 Menciona que el perezoso ambiciona, pero nada consigue, más el diligente siempre verá cumplidos sus deseos. Si por alguna razón te has dejado dominar por la pereza, quiero animarte a que puedas erradicarlo de tu vida, porque lo único que hará es llevarte a la pobreza y no sólo eso, sino que además perderás tú tiempo. Pero si le permites al Espíritu Santo que moldee tu vida, Él te ayudará a abandonar la pereza para ser una persona productiva en tu familia y en la obra del Señor.

Por Ruth Mamani

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.