“Pero Jesús le contestó: La Escritura dice: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino también de toda palabra que salga de los labios de Dios” Mateo 4:4 (DHH).

Así como nuestro cuerpo necesita estar bien alimentado, para mantenerse sano y fuerte, nuestra vida espiritual requiere el alimento constante de la Palabra de Dios.
La persona que no se alimenta de manera adecuada, es mucho más proclive a contraer enfermedades, algo parecido sucede cuando no nos alimentamos correctamente en el área espiritual. En esos momentos, crecen los temores, disminuye la fe y el desánimo parece comenzar a dominar la escena. Alimentarse de la Palabra de Dios es importante porque nos fortalece para enfrentar las dificultades de la vida, al tiempo que nos transforma cada día, para ser más parecidos al carácter de Cristo.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.