“Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna”. Juan 3:16  (NVI)

Ser padres nos ayuda a comprender de manera más exacta el amor de Dios.  Por ejemplo, cuando un hijo está en peligro, muchos padres serían capaces de dar su vida con tal que ellos estén bien y seguros. Algunas veces, las actitudes de los hijos desilusionan a los padres, sin embargo esto no hace mella en el amor que siempre permanece intacto.

Dios es así, su amor por ti y por mí es incondicional, permanece bajo toda circunstancia. Si por alguna razón, te has alejado de Dios, sientes que le has fallado y que no mereces su perdón, recuerda que no es así, porque Él te ama aún sabiendo que algunas decisiones o actitudes no son de su agrado. La Biblia dice: “… Con amor eterno te he amado… “ Jeremías 31:3 LBLA, Tu Padre te espera con los brazos abiertos para perdonarte, limpiarte, sanarte y restaurarte. Acércate en este momento a Él y deja que su amor sea derramado en tu vida.

Te interesa:  ¡Tu me salvas!

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.