“Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.” Jeremías 31:3 (RVR1960).

Un nuevo año comienza, y gracias al fiel amor de Dios, es que tenemos la oportunidad de seguir disfrutando de Su misericordia.
Que este sea un año en el que lo primordial, no sea enfocarnos en lo que podamos adquirir o lograr; sino en buscar la presencia de Dios, entreguemos el rumbo de nuestras vidas en Sus manos, hagamos Su voluntad y así podremos alcanzar el propósito de nuestra existencia en la tierra. Busquemos primero el reino de Dios y Su justicia, sabiendo que todas aquellas cosas que necesitemos nos serán añadidas (Mateo 6:33).

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.