En la vida escogemos diferentes opciones, diferentes estilos, diferentes vías o caminos.

¿En cuál andas tu?

Hay quienes andan como navegando en un río, dirigiéndose según los lleva la corriente a donde los dirija esa  corriente. Así, muchos se dejan llevar por corrientes que los llevan a malos caminos a decisiones equivocadas y a alejarse de Dios en lugar de acercarse.

Hoy te recuerdo lo que dijo Jesús y lo puedes leer en Juan 14:6 “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie llega al Padre sino por mí”.

En Jesús, Dios y el hombre fuimos unidos. Cuando se habla de que se rompió  el velo del templo, que se rasgó en dos, (Mateo 27:51), lo que significa es, que se abrió el paso para todos los que creamos en Jesús como el único Hijo de Dios; se abrió la comunicación directa con Él. Antes solo el sumo sacerdote podía pasar tras el velo y una sola vez al año. Solo esa vez estaba ante la presencia de Dios.

Te interesa:  “Dime como manejas tu dinero y te diré quién eres”

Jesús es el Nuevo Pacto, y tenemos libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesús. Él abrió el camino directo a Dios.

Entonces, si no andas en Sus caminos, ¿en cuáles andas? ¿En los del mundo? ¿En los que alguien te ha invitado a caminar?

Solo recuerda que el pecado mantiene a la humanidad apartada de la presencia de Dios. Antes se hacia una ofrenda anual y sacrificios innumerables para pagar por los pecados del pueblo. A través de la muerte de Jesús, nos quitaron las barreras entre Dios y el hombre y podemos como dice en Hebreos 4:14-16 aproximarnos a Él, al trono de la gracia, confiadamente.

Las misericordias de Dios son nuevas cada día. Andemos entonces en Su camino y hallemos así Su gracia maravillosa.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.