Antes de empezar una predicación en el grupo de jóvenes se debe incluir actividades. Los rompehielos son una buena idea para que todos en el grupo conozcan a quienes visitan por primera vez y los que han estado allí por un largo tiempo. Las actividades incluyen a todos los participantes y los hacen sentir parte del grupo. Ellos también aprenderán cómo trabajar con su equipo y se podrán fijar en las cualidades de cada miembro, ya sea el pensamiento creativo, la eficiencia, el estímulo, el atletismo, la deportividad, etc. Por lo tanto, te animo a que los incluyas para conocerlos más y divertiste con aquellos que vienen a tu iglesia. Aquí hay algunos que deberías considerar incluir:

1. Mezclarse, mezclarse, mezclarse

Reúne a todo el grupo. El líder que ejecuta el juego establece una categoría (por ejemplo, ¿cuál es tu animal favorito?). Todos en el grupo tendrían que comenzar a responder con un animal y entre ellos encontrar a los otros que tienen el mismo animal favorito.

Cuando un jugador encuentra a otro jugador que tiene la misma respuesta que ellos, se unen (uniendo los brazos) y continúan buscando más personas con la misma respuesta hasta que el líder diga “alto” después de hacer una pregunta (el líder puede llamarlos a parar cuando él desee). Después de eso, todos los jugadores necesitan decir su respuesta. Si hay dos personas que tienen la misma respuesta, pero no están unidos, se eliminan de la siguiente ronda.

Algunas preguntas que puedes incluir:

  • Artista favorito.
  • Libro de la Biblia o personaje de la Biblia.
  • Si tienen hermanos o cuántos tienen.
  • Si tienen una mascota.
  • Serie favorito de televisión o película.

2. Mezcla y conoce

Permite que todos tomen varios M&Ms (se parecen lentejas con cuatro diferentes colores y contienen chocolate) diles que no los coman. Asigna un significado diferente a cada color:

  • Azul: familia.
  • Verde: escuela.
  • Amarillo: amigos.
  • Rojo: aficiones.
  • Café: música / películas.
Te interesa:  La "Carta de Dios" escrita por Albert Einstein se subastará

La cantidad de M&Ms que tengan en sus manos determinará cuántos hechos tienen que contar. Por ejemplo, si tienen dos amarillos, tendrían que decir dos hechos sobre sus amigos.

3. Dos verdades y una mentira

Cada participante necesita pensar en tres declaraciones antes de empezar, dos minutos es suficiente. Una de esas tres tiene que ser una mentira. 

Un ejemplo sería: Yo nací en Venezuela, nunca he montado en un avión, y toco la guitarra. 

A la vez que una persona hace sus declaraciones, el resto del grupo debe adivinar, o votar qué afirmación es una mentira. Podrían jugar como equipo o individualmente. 

4. Dientes

Todos se sientan en un círculo. Cada jugador elige una fruta o verdura. El jugador A dice su fruta o vegetal, luego la fruta o vegetal del jugador a la que quiere pasárselo. Es decir,  si el jugador A escogió un plátano, él tendrá que decir su fruta primero y después la fruta de otro jugador: “plátano a manzana” y el jugador B dice “manzana a calabaza.”

 Lo que hace que este juego sea interesante es que los participantes no pueden mostrar tus dientes en ningún momento (lo que pueden hacer es cubrir sus dientes con sus labios). Si alguien muestra sus dientes y es atrapado por alguien, alerta al grupo gritando “dientes” y agitando los brazos al jugador como alas (¡asegurándose de no mostrar los dientes en el proceso!). Según cómo quieras jugar, puedes eliminar o quitar puntos cuando alguien muestra sus dientes. Si esto se vuelve demasiado fácil, haz que muerdan su lengua u otra cosa para hacerlo más difícil. 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.