Hola Andrés,

Quisiera saber cómo le hago para pagar mis deudas, ¡me están acabando y no sé qué hacer!

Reyna

West Palm Beach, FL

 

Reyna,

Qué buena pregunta para principios de año. Este es uno de los propósitos de año nuevo más comunes, casi tan frecuente como el de perder peso. Primero que todo, se necesita tomar la firme decisión de nunca más pedir prestado para absolutamente nada, ni siquiera para comer. Después, corta tus tarjetas de crédito. Eso no significa que ya las pagaste, pero hay algo por dentro que se desata y dice ¡YA NO MÁS! Esto te puede sonar exagerado, pero más exagerado es esclavizarse con las deudas y que los intereses hagan que termines pagando más de lo que verdaderamente cuestan las cosas. Y para empeorarlo todo, agrégale la ruina que llega a la casa porque el dinero no rinde. Tener deuda significa que has comprado cosas sin tener el dinero para pagarlas, lo que significa que el dinero se te acaba antes que el mes.

El plan de ataque es el siguiente. Hoy mismo haz una lista de tus deudas, de la más chiquita a la más grande. El plan es mandar pagos mínimos a todas, excepto la chiquita. Esa chiquita atácala con toda la fuerza, energía, pasión, coraje, ganas, esfuerzo y sacrificio. En otras palabras, exprime el presupuesto hasta que llore para poder mandar lo máximo a la deuda.

Te interesa:  Camina sobre las aguas

Ya que termines con la más pequeña, entonces tomas todo el dinero que estabas mandando a la pequeña y lo empiezas a mandar a la segunda adicionalmente al pago mínimo que ya le estabas enviando. Hazlo así hasta que termines con ella. Después, haces lo mismo con la tercera y así sucesivamente hasta terminar con la última.

No hagas esto en la cabeza, hazlo por escrito y ponlo en el refrigerador. Cada vez que pagues una deuda la tachas con una línea roja. Cada vez que pases por el refrigerador y veas tu plan de ataque le gritas la deuda, ¡Agrrr, te voy a vencer, ya no voy a ser tu esclava!

Haz los cálculos para saber cuándo vas a terminar; es una gran motivación saber que la salida existe, que un día podrás ser libre de deudas. Después de calcular el tiempo, pregúntate: ¿qué puedo dejar de usar, o cambiar de marca por una más económica, para poder atacar la deuda con más fuerza? ¿Cuándo terminaría si lo hago? Piensa en todo lo que compras, qué cambios puedes hacer. Fíjate en todo, no sólo en lo grande, por ejemplo: shampoo, pasta dental, papel higiénico, etc., etc., etc. Entre más cercana veas la puerta, más fácil será mantenerte enfocada. Espero que el 2015 sea un año de libertad para ti y tu familia.

Andrés

ARTICULOS RELACIONADOS

1 Comentario

  1. MUY BUENO GRACIAS POR COMPARTIRLO Y MÁS EN ESTE TIEMPO!!!

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.