Una vez escuché una prédica en la radio que dejó una huella en mi vida. El predicador marcaba la diferencia entre victoria y triunfo, y como actualmente solemos confundir ambas cuando tienen significados totalmente diferentes. 

En el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española encontramos:

  • Victoria: Superioridad o ventaja que se consigue del contrario.1
  • Triunfo: En la antigua Roma, entrada solemne en la ciudad de un general vencedor con su ejército.2

De modo que victoria es el hecho de vencer y triunfo es la celebración de esa victoria. 

En muchas ocasiones obtenemos la victoria y no alcanzamos el triunfo, porque simplemente no sabemos disfrutarlo. No sabemos celebrar. O sea, somos capaces de esforzarnos para llegar a una meta y una vez alcanzada, la damos por concedida. Así que, después de la victoria debe venir el triunfo, la celebración.

«… en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.  Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.»

Romanos 8:37-39 (NVI)

Al meditar en este versículo, vemos cómo Dios nos llama a ser más que vencedores cuando, después de obtener la victoria, no nos separamos de Su amor. Y al celebrar (triunfar), reconocer cómo Él nos respaldó en la batalla, nos levantó para sobrepasar obstáculos y nos dio la fuerza para vencer.

Te interesa:  ¡Es conmovedor ver cómo estos niños reconocen a sus madres!

Tal vez no somos capaces de triunfar porque nadie no enseñó a reconocer las victorias. ¡Sí!, en esta vida todo se aprende, incluso a celebrar. Este fue mi caso, cuando de niña ante una victoria, por ejemplo pasar de grado, este hecho era tomado como algo esperado y punto. Nada más. Así sucedió cuando me gradué de la universidad y aun cuando terminé una maestría. Mis padres no celebraron conmigo. En ese momento, Dios me mostró que Él sí se gozaba de los logros que Él me llevó a alcanzar.



Euri Marosi es colaboradora del programa El Antivirus de CVCLAVOZ. Produce el segmento Puertas Adentro, dedicado a tratar temas sobre las situaciones que pasan dentro del hogar y cómo enfrentarlas desde una perspectiva bíblica. Marosi es una periodista galardonada de los Premios Emmy y apasionada por la comunidad. Vive en Florida con su esposo y tres hijas.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Real Academia Española. (2001). Victoria. En Diccionario de la lengua española (22.a ed.). Recuperado el 16 de mayo de 2019, de https://dle.rae.es/?id=bldlWGI|blmKBwB
2Real Academia Española. (2001). Triunfo. En Diccionario de la lengua española (22.a ed.). Recuperado el 16 de mayo, de https://dle.rae.es/?id=ajWxV6z

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.