Cuando alguien ayuna, renuncia la comida (u otra cosa) durante un período de tiempo para centrar sus pensamientos en Dios. Es un acto de arrepentimiento ante Dios. No es un acto que alguien debería hacer para presumir o para que los demás sientan lástima. Está destinado a reemplazar ese tiempo en el que normalmente pasarías comiendo, viendo algo, durmiendo, etc., con tiempo para estar en comunión con Dios, principalmente a través de la oración.

Diferentes tipos de ayunos de comida

Si quieres comenzar un ayuno, necesitas conocer que hay una variedad de formas en cómo hacerlo. El ayuno regular incluye cortar todas comidas y bebidas, excluyendo el agua. (Mateo 4:2) Algunas personas pueden dejar de comer solo un tipo de comida que les cuestan mucha dificultad restringirse de consumirlo (Daniel 10:3). También hay un ayuno en el cual solo consumes líquidos, como los jugos. Otros cortan cualquiera forma de alimento y bebida incluyendo el agua. (Ester 4:16) Pero esto solo debe durar solamente de tres a cinco días. Recuerda que los humanos no deben estar sin a beber agua por más de tres días. Como puedes ver, todos varían. Para no dañar su salud, asegúrate de hablar sobre esto con alguien que lo haya hecho antes.

Lo que necesitas saber sobre los ayunos antes de comenzar uno

“Si nunca has ayunado antes, ten en cuenta que en las primeras etapas puedes marearte y tener dolores de cabeza. Esto es parte del proceso de limpieza del cuerpo y pasará con el tiempo. Asegúrate de romper el ayuno gradualmente con fruta fresca y No coma en exceso después del ayuno. ¡El chile y la pizza pueden sonar bien después de varios días de no comer, pero por favor, ejerciten un poco de moderación y digan que no”! – (Lo que los cristianos deben saber sobre el ayuno, libro por Sam Storms) Al comenzar tu ayuno, considera las restricciones dietéticas. Si tienes desórdenes alimenticios, no se recomienda ayunar porque, como dice el pastor Brian Croft, “El objetivo del ayuno es combinarlo con un tiempo de oración más intenso y concentrado que traiga una mayor comunión con Dios, un mayor empoderamiento de los demás el Espíritu, y una mayor seriedad en tu alma”.

Te interesa:  El ladrón

Cómo el ayuno nos afecta espiritualmente

El ayuno nos enseña decir “no”. Notaremos que se pone muy difícil en un cierto punto debido a todas las tentaciones que se presentan. Un ejemplo es estar en ayuno cuando vas a una fiesta de cumpleaños y quieres comerte un pastel o una croqueta. La carne te dice “date un capricho ya que trabajaste tan duro”. Cada oportunidad que niegas lo que la carne quiere, vences otra batalla. El punto de esta batalla es ser librado de cosas que posiblemente eran ídolos o adicciones. El punto también es vencer ese hambre o ansia que dejas que te controla. Cuando rechazas los impulsos  y buscas a Dios cuando los sientes, tú estás buscando esa comodidad en Dios en vez de en otra cosa. 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.