(Enemigos e iguales. Ellos o nosotros. Un oráculo, o quizá la triste constatación de cuán lejos estamos de cualquier diálogo relevante.)

Los otros son los que matan. Los que oprimen a la gente con sus leyes, sus policías, sus armamentos.

Los otros son los que engañan. Los que usan los instrumentos del Estado para someter a la gente a sus designios.

Son los otros los que traen a sus parientes y amigos al gobierno. Son ellos los que se quieren perpetuar en el sistema político.

Los otros son los que se coluden con las cortes, los magistrados, las barras de abogados para obtener juicios y sentencias favorables.

Son los otros los que se apoderan de los recursos del Estado y copan los organismos administrativos para la hegemonía de su poder.

No somos nosotros. Son los otros.

Son los otros lo que en nombre de su proyecto criminalizan a cualquiera que se les opone y utilizan todos los recursos disponibles para neutralizarlos.

Son los otros lo que medran y oprimen desde sus empresas omnipotentes, sus emprendimientos monumentales, sus leyes favorables para hacer lo que se les da la gana.

Son los otros los que mienten a través de los medios de comunicación  adictos y controlados por ellos.

Son los otros los que discriminan, los que etiquetan de enemigos a los que no piensan como ellos, a los diferentes.

Sí, amigas y amigos, son los otros los que nos oprimen desde sus instituciones mundiales, sus organismos supranacionales y sus cortes internacionales.

Ellos son los que lesionan los derechos de todos y no nosotros. Ellos son los que violan la libertad de todos y la asesinan en la plaza.

Los otros son los que encarcelan, persiguen, exilian, desaparecen y silencian.

No nosotros. Ellos.

Nosotros somos la libertad. Nosotros somos la justicia. Nosotros somos el orden. Nosotros somos la verdad.

Nosotros somos la aceptación. Nosotros somos la tolerancia. Nosotros somos el perdón. Nosotros somos el progreso.

Nosotros somos el bien. Nosotros somos la esperanza. Nosotros somos los constructores de la nueva sociedad.

Nosotros, amigas y amigos, la tolerancia, el respeto a todas las personas incluso a las que disienten con nosotros.

Nosotros somos la unidad, la solidaridad, la nueva creación, al arte puro, la ciencia libre, los constructores de la bondad.

Nosotros somos la pluralidad, la diversidad, la transparencia, la honestidad, el servicio desinteresado y dedicado.

Nosotros somos el crisol ardiente de los pueblos, del medio ambiente y de la nueva vida.

No ellos. Nosotros.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.