Téngase por premunido del pertinente llamado a indagatoria en la que se busca establecer culpabilidad o inocencia respecto de imprecisiones, inconsistencias, elucubraciones inconducentes, meditaciones impertinentes, conductas reñidas con los Preceptos del Supremo Comentario y otras cuestiones que aflorarán en el curso de la investigación.
Debido a que no se presume la comisión de delitos de lesa humanidad no se provee inhabilitación de libertad ni fianza. Se decreta únicamente restricción de circulación en horarios impresentables tales como las tres de la mañana en ropa de civil en cafés de dudosa reputación. (Se adjunta copia).

¿Afirmó usted o no afirmó, hace una quincena de años en un tendencioso programa radial llamado Entrelíneas que el Señor no venía pronto?
¿Declaró usted o no declaró en una conferencia pública que las instituciones eran mecanismos de control de la mente, del tiempo y del bolsillo de sus miembros?
¿Sostuvo usted o no sostuvo en un pasquín virtual llamado Paralelo que el profeta Eliseo desconoció el mandamiento de no adorar los ídolos permitiéndole a Naamán, recién sano y converso, inclinarse ante el ídolo de Rimón cuando regresara a casa?
¿Se retractó usted o no se retractó más de una vez de diversas afirmaciones que había hecho en su dilatada carrera de enseñanza cuya validez ahora desconocía o refutaba, amparándose burdamente en un fragmento del recién extinto Nicanor Parra: “Puede que yo no sea más que eso pero oye mi última palabra: Me retracto de todo lo dicho. Con la mayor amargura del mundo me retracto de todo lo que he dicho?”
¿Participó usted o no participó en reuniones internacionales en las que ante una indeterminada cantidad de comunicadores afirmó que el propósito de los medios cristianos de comunicación no era predicar el evangelio sino que el evangelio predicado fuera entendido por la audiencia no cristiana?
¿Ha incitado usted o no ha incitado a una considerable cantidad de personas a leer la Biblia entera por sí mismas, sin saltarse versículos, capítulos ni libros hasta el final, exponiéndolas así a encontrar en los textos sagrados cuestiones que no están sancionadas para el conocimiento del vulgo y que son del exclusivo dominio de los señores colegiados del Supremo Comentario?

Te interesa:  ¿Cómo aprenderán si nadie les enseña?

Se conmina al imputado a responder estas cuestiones bajo estricto secreto del sumario en indagatoria a la cual será citado oportunamente. Pronuncia, manda y firma Su Señoría Ilustrísima.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.