Si no viene la poesía, no habrá nada

Mirta Rosenberg, poeta argentina

Si no viene la poesía sólo quedará el imperio de los algoritmos y la inteligencia artificial, la polución y la muerte del hombre, las dictaduras con careta de democracia representativa, el asqueroso arte de lo posible, los discursos oficiales, las predicaciones memoriosas y repetidas hasta el hartazgo, la insoportable levedad del ser, la noche de los cristales, la noche de los lápices, la noche del lobo, la plaza de Tiananmen, el desastre de Chernobyl, el naufragio del ARA San Juan, las colas de los viejos en la puerta de la Caja de Jubilados, la trata de personas, Aylan Kurdi en una playa de Turquía, la bolsa de valores, el narcotráfico, los secuestros express, la destrucción de la fe pública, los muertos y desaparecidos tipo “daño colateral”, los teléfonos celulares y las redes sociales, las expropiaciones imprescindibles por causa del progreso y la infraestructura, el fin de los crepúsculos ardientes, la desaparición de los helechos después de la lluvia, la extinción de las buganvillas.

Si no viene la poesía nada más quedarán los robots, la cochinada gris de los suburbios, las ganas de no tener más ganas, las explicaciones inútiles, la ingeniería, las matemáticas, los laboratorios, la administración de empresas, las estrategias de marketing, las listas de precios, las blockchains, los bitcoins, el Discovery Channel, las tediosas conversaciones sobre política, fútbol y religión, la humanidad rota.

Te interesa:  ¡Obediente hasta la muerte!

Si no viene la poesía en la cartelera no quedará más que Soy Leyenda, Mad Max, El Libro de los Secretos, Black Mirror, Altered Carbon, 1984, El Cuento de la Criada, V de Venganza, The Walking Dead.

Si no viene la poesía sólo haremos literatura técnica, ensayos a pedido, reflexiones alquiladas, infusiones para ver si es posible enjuagar la mente de la tontería dominante; asimismo confeccionaremos profundas consideraciones acerca de la inmortalidad del cangrejo, infinitas variaciones sobre el mismo tema, consignas emocionantes y seremos espuma infértil, nubes sin agua, manchas en los ágapes de los santos elegidos, disertadores laterales, condiscípulos de la decepción y la tristeza que se desangran en los pasillos de la iglesia, de la escuela y del congreso.

Si no viene la poesía triunfará para siempre la razón, la buena conciencia, la conducta irreprochable, la cordura, el orden, las buenas maneras, las reverencias a los señores y las señoras del magisterio, las alabanzas al sistema y la esperanza en el más allá.

Si no viene la poesía…

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.