Cuando un bebé nace, surge una interrogante común entre aquellos que lo ven por primera vez ¿se parece a su mamá o a su papa? esta pregunta tendrá su respuesta conforme el bebé vaya creciendo ya que sus rasgos físicos se harán cada vez mas visibles.

Si bien somos seres únicos en esta tierra, también somos hijos de Dios y por lo cual debemos esforzarnos para parecernos a nuestro Padre Celestial, no me refiero al aspecto físico, sino a su escencia.

“Ustedes deben ser perfectos como Dios, su Padre que está en el cielo, es perfecto.” Mateo 5:48 (TLA)

En la actualidad para muchos intentar parecerse a alguién no es correcto, ¿por qué seguir el modelo de un hombre que está sujeto a fallas? A diario vemos personas que están lidiando con problemas que son causa de sus decisiones equivocadas, ante esto podemos llegar a la conclusión de que imitar no es correcto y tampoco saludable.

Pero si hay alguién digno de ser imitado “Cristo” por ello Pablo nos dijo: “Ustedes siguieron nuestro ejemplo y el de nuestro Señor, y aunque sufrieron mucho, recibieron ese mensaje con la profunda alegría que da el Espíritu Santo.” 1 Tesalonicenses 1:6 (TLA)

Te interesa:  Autosuficiencia, ¿buena o mala?

Seguir el modelo de Dios es la decisión mas sabia que uno puede hacer.

¿Quieres parecerte a tu Padre?

Por Judith Quisbert

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.