Dios es tan sabio que creó a los animales con diferentes capacidades, las mismas que les permiten hacer cosas extraordinarias para sobrevivir. Una de las criaturas que llama mucho la atención es el águila, un ave prodigiosa por la increíble visión que tiene. Puede ver 4 a 8 veces más que los humanos, distinguiendo a su presa a más de 7 kilómetros, ya sea que ésta se encuentre en movimiento, camuflada o en el agua. Otra de sus características es que el águila no se alimenta de carroña o de animales muertos. Busca presas con vida, contrariamente a los buitres que buscan lo que está muerto y putrefacto.

Haciendo una comparación con nosotros los creyentes y los mandatos que Dios nos da, en cuanto a lo que debemos hacer en este mundo, muchos quisiéramos ser como las águilas, no sólo por su vuelo alto si no también por los objetivos que busca esta ave.

Un creyente parecido a un águila no pierde el tiempo arrojándose en picada sobre desperdicios y cosas muertas, no se ensucia el pico con lo que no alimenta su sistema espiritual, sino que ignora todo lo que hiede y está corrompido. Es común ver gallinas peleando por un gusano, una cucaracha o por una lagartija; en cambio, el águila cuida su dieta alimenticia pues sabe que lo que coma determinará las fuerzas que tendrá.

Te interesa:  Que la edad no te detenga

Si queremos ser como un águila debemos alimentarnos bien, empaparnos de la Palabra de Dios, llenarnos del poder transformador del Espíritu Santo de Dios y vivir una vida santa y agradable a Él. “El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.” Juan 6:63 (RVR-1960).

El don que Dios le dio al águila fue para cumplir su propósito y también para que no lo desperdiciara en lo que hace daño. Al creyente le debe interesar tener una vida agradable a Dios, debe percibir que hay almas que necesitan a Cristo y debe buscar ser un puente para alcanzarlas para el reino de los cielos.

Nosotros debemos tener una visión celestial de lo que queremos alcanzar; cuanto más subimos en nuestra vida espiritual, mayor y mejor será la visión que tengamos de lo que este mundo necesita y podremos ser un canal de bendición.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.