¿Alguna vez dijiste: Por qué no hice esto o tal cosa,  nada de esto hubiera sucedido si yo hubiera actuado a tiempo?

Muchas veces vivimos situaciones en las que pudimos haber intervenido para evitar grandes catástrofes en nuestras vidas; pero por nuestro temor, vergüenza, dejadez, etc. no lo hicimos y al final terminamos lamentando no haber actuado a tiempo.

En realidad, aunque estos son pensamientos que muchas veces llegan a nuestra mente, Dios quiere que nos volvamos a levantar de donde caímos.

La Biblia nos cuenta que hubo un hombre llamado Pedro, quién cometió el error más grande de su vida, el mismo que casi le costó su ministerio y no porque Dios no pudiera perdonarlo, sino porque a él le costó hacerlo. Después de negar tres veces a su Señor, con quien había pasado bastante tiempo, empezó a lamentarse y a retroceder hacia el pasado, así como cuando sólo era un pescador y no un discípulo suyo.

El conocer a Dios, ser un discípulo suyo, ministro de alabanza, pastor, maestro, etc. no es garantía para no tener dificultades, contratiempos, y grandes caídas. Todos somos tentados, incluso Jesús también lo fue, pero jamás pecó porque con la palabra resistió al diablo y eso es algo que debemos hacer cuando nos hallemos en situaciones similares; y con toda confianza podremos acercarnos a nuestro salvador, sabiendo que Él nos perdonará de toda maldad.

Te interesa:  Una nueva manera de vivir

Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Hebreos 4:15 (NVI)

Si hoy volviste a caer en el mismo error no es momento de lamentarse sino de pedir perdón y levantarse. Así como a los grandes boxeadores se les exige volverse a levantar cuando caen al suelo, porque no saben si el siguiente  golpe  está a punto de darles la victoria, de la misma forma Dios te alienta a levantarte porque Él tiene la victoria preparada para ti.

Levantarse quiere decir confiar plenamente en Dios a pesar de lo grande que pueda parecer el obstáculo. Ya no te bases en los: “Si hubiera hecho o dicho antes…” No vale la pena lamentarse por algo que ya pasó, es momento de avanzar y para ello debes confiar en un Dios que te ama y perdona cada uno de tus errores.

 “porque siete veces podrá caer el justo, pero otras tantas se levantará; los malvados, en cambio, se hundirán en la desgracia.” Proverbios 24:16 (NVI)

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.