Hace algunos días vi un video, bastante interesante y muy reflexivo, en el que se mostraba a un bebé llorando. Su madre había muerto en el momento del parto y ella había donado su corazón a un desconocido. Muchas fueron las personas que trataban de calmar al bebé levantándolo, dándole juguetes, hablándole pero ninguno pudo consolarlo; entonces vino el hombre que había recibido el corazón de su madre, tomó al bebé y lo apoyó justo cerca de su corazón y el bebé dejó de llorar, es más comenzó a reír.

¡Qué increíble escena! El bebé reconoció el corazón de su madre. Muchos trataron de calmarlo dándole cosas pero ese recién nacido sólo necesitaba a su mamá, necesitaba  sentirla.

No sólo los bebés tienen esa necesidad del regazo de sus padres; sin importar nuestra edad, todos tenemos ese deseo de que alguien nos tome en sus brazos cuando sentimos que ya no podemos más.

El enemigo podrá ofrecerte refugio, pero sabemos que no hay brazos más fuertes y llenos de Amor que los de nuestro Padre.

“Sólo en Dios halla descanso mi alma; de él viene mi salvación.” Salmos 62:1 (NVI)

Te interesa:  El poder de su presencia

El bebé del video halló descanso en medio de su llanto porque reconoció el corazón de mamá, ¿Podrías reconocer el abrazo y consuelo que viene de Dios? A veces en esos momentos de dolor intenso, ya sea por enfermedad o problemas, olvidamos que tenemos un Padre que está ahí con los brazos abiertos para ayudarnos y corremos al lugar equivocado para hallar una tranquilidad superficial.

Si te encuentras totalmente destruido por los problemas que enfrentas, hoy te invito a correr a los brazos de Dios, refúgiate en su presencia y experimentarás  el verdadero descanso que sólo Él puede darte; y si piensas que por tus fallas no tienes la oportunidad de acercarte a Él déjame decirte “Dios aún está ahí para ti”

“Prueben y vean que el Señor es bueno; ¡qué alegría para los que se refugian en él!” Salmos 34:8 (NTV)

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.