Una señora pasaba el verano en una región montañosa de Suiza. Un día,  mientras subía la ladera de una montaña encontró un aprisco y, andando hacia la puerta, miró dentro. Allí estaba el pastor sentado, rodeado de su rebaño, mientras que cerca, en un montón de paja había una sola oveja con la patita entablillada.

Cuando la señora expresó simpatía por el animal que sufría, el pastor le dijo:

  • Señora, la pata se la rompí yo.

La señora manifestó su asombro de que un pastor, a propósito, hubiera roto la pata de una de sus ovejas, por lo que el hombre contestó:

  • Señora, de todas las ovejas que tengo en el rebaño, ésta es la más obstinada y revoltosa. Y no sólo es desobediente ella misma, sino que siempre está descarriando a las demás ovejas del rebaño. Ya tengo experiencia con ovejas de este tipo, así que le rompí la pata. El primer día después de esto, cuando le llevé de comer, intentó morderme la mano, por lo que la dejé un par de días antes de volver a ella. Y entonces no sólo aceptó el alimento, sino que me lamió la mano y dio muestras de gran sumisión y aún afecto. Más adelante, cuando esta oveja esté bien, será el modelo de las ovejas del rebaño. No habrá ninguna otra oveja que oiga mi voz y siga más rápidamente que ella. En su vida tendrá lugar una transformación completa; dejará de ser revoltosa y se volverá obediente, algo que habrá aprendido mediante el sufrimiento.

Existen ocasiones en las que Dios permite que  pasemos circunstancias dolorosas para aprender a ser obedientes. Quizás Él ha estado hablándonos durante mucho tiempo a través de Su Palabra, de personas, dprogramas de radio, de sermones y de otras muchas formas y nosotros hicimos oídos sordos. Es entonces, cuando esto sucede, que Dios aplica métodos que pueden ser más dolorosos pero que, por amor, nos llevarán de regreso al camino.

Te interesa:  Siguiendo al pastor

Si bien es cierto que Dios nos ama y acepta como somos, su amor es tan grande que no nos dejará como estamos, sino que quiere transformar nuestras vidas y cumplir los sueños que tiene para nosotros.

En Proverbios 3:11, 12 se nos da un consejo: “Hijo mío, no rechaces la disciplina del Señor ni te enojes cuando te corrige. Pues el Señor corrige a los que ama,  tal como un padre corrige al hijo que es su deleite”. (NTV)

Ningún padre que ama a su hijo le permitirá a éste hacer cosas que pueden dañarlo, lo exhortará y castigará  para corregirlo, hará lo que esté a su alcance para evitar que sus acciones o actitudes equivocadas lo lleven a pasar un dolor mayor. ¿Cuánto más nuestro Padre no nos corregirá?.

“¿Acaso olvidaron las palabras de aliento con que Dios les habló a ustedes como a hijos? Él dijo: «Hijo mío, no tomes a la ligera la disciplina del Señor  y no te des por vencido cuando te corrige. Pues el Señor disciplina a los que ama  y castiga a todo el que recibe como hijo». Hebreos 12: 5,6 (NTV)

Dios, en su infinito amor y misericordia, prefiere que pasemos unos días de dolor a una eternidad lejos de Él. No te resistas, examina tu vida y corrige tus pasos, Dios está permitiendo que pases unos días de dolor por amor a ti.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.