Los índices de delincuencia en muchos países se han hecho cada vez más visibles y alarmantes, cada día oímos de personas a las que les han robado sus pertenencias; nadie está libre de ser una víctima más de la fechoría que hay en las calles.

Este problema nos lleva a ser precavidos, pero ¿qué pasa con los ladrones de sueños y de los propósitos de Dios para nuestras vidas?

Bien sabemos que satanás es aquel ladrón que se encarga de robarnos la comunión con Dios y con ello nos quita todo, “El propósito del ladrón es robar y matar y destruir; (…)” Juan 10:10 (NTV) A diferencia de los delincuentes que encontramos en las calles, este enemigo es astuto y puede llegar sin que nosotros lo podamos percibir.

Todos tenemos anhelos y metas que deseamos realizar o hemos recibido un propósito grandioso de las manos de Dios, pero debemos ser cuidadosos con el ladrón que puede quitarnos el sueño, poniendo sentimientos de fracaso, desánimo, duda o simplemente presentándonos otras oportunidades.

Ninguno está libre de ser atacado por este ladrón (satanás), pero no ignoramos sus planes, por ello es que debemos estar alertas, 1 Pedro 5:8 dice: “¡Estén alerta! Cuídense de su gran enemigo, el diablo, porque anda al acecho como un león rugiente, buscando a quién devorar.” (NTV)

Te interesa:  Como un perfume a sus pies...

Quizás el ladrón ha sido tan astuto que ha hecho que te alejes de Dios de una manera tan lenta que no te diste cuenta y hoy te encuentras sobreviviendo, tal vez ya no tienes sueños porque te llevó a fracasar en tu matrimonio, en tu noviazgo, en tu familia, en tu negocio o en tu vida personal. Pero Dios dice  “(…) ¡Miren, hago nuevas todas las cosas!” Apocalipsis 21:5 (NTV).

Dios puede devolverte lo que el diablo te robó e incluso puede darte cosas mucho mejores de las que perdiste.

Recuerda que si le entregas a Dios el control de tu vida, de tu hogar y de todo lo que posees Él velará por ti y te cuidará del ladrón que ataca nuestra vida espiritual.

“(…) ¡Nunca se dormirá el que te cuida!” Salmos 121:3 (DHH)

Por Judith Quisbert.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta