Un gran pintor  cuenta  que un día su madre salió de compras y le encargó que cuidara de su hermanita. Por pasar el rato, el niño dibujó el retrato de la pequeña. Cuando su madre regresó, los abrazó y beso cariñosamente mientras le dijo:

     –  ¡Hijo mío, has dibujado a Sally! ¡Es maravilloso!

Años después, él dijo que esas palabras y ese beso de su madre lo habían estimulado a ser pintor.

Todos necesitamos palabras de aliento, de reconocimiento, gente que valore lo que hacemos, lo que somos. Por eso, antes de proferir cualquier palabra debemos ser conscientes del poder que éstas tienen en la vida de los demás y en la propia.

“La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos” Proverbios 18:21

Muchas veces hablamos por hablar y no consideramos que podemos estar marcando a alguien de por vida, que en lugar de sacarlo del pozo en el que se encuentra le estamos echando tierra, que anulamos el potencial que puede tener y, de esa forma, evitamos que cumpla el propósito con el cual fue creado.

Te interesa:  ¡Quítate esa máscara!

Lo peor es que no sólo lo hacemos con otras personas, sino con nosotros mismos. Cometemos un error y nos vamos auto descalificando, somos muy duros con las auto críticas. No perdonamos nuestros errores y olvidamos que estamos en proceso de formación para el propósito para el cual fuimos creados.

Empieza a decirle cosas buenas a los que amas, que así como el pintor comenta cómo las palabras de su madre fueron trascendentales para él, haya también otras personas que digan lo mismo de ti y recuerda que Dios ve más allá de tus imperfecciones y te ama más de lo que puedas imaginar, así que deja de menospreciarte.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

7 Comentarios

  1. Me animo, a solo hablar palabras lindas.

  2. Excelente devocional.Todo lo que digamos deben ser palabras que edifiquen y no que destruyan a las personas,mas aun si son cercanas o si es uno mismo….

  3. Tatiss

    Amen que bonitas palabras… Así deben ser las nuestra que sirvan para edificar y no para destruir vidas.

  4. Hermoso devocional que de nuestra boca salgan palabras Bendición.

  5. Edifiquemos a otros con el poder de la Palabra! ♥

  6. Estoy muy de acuerdo con esta reflexión y le pido a Dios que me ayude a controlar mi carácter tan visceral, porque intento siempre contenerme pero a veces existe algo superior que me hace decir palabras o enrostrar situaciones que no me corresponden. Pido disculpas si ofendí a alguien.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.