A lo largo de nuestra vida debemos tomar decisiones en diferentes áreas, concordarán conmigo que algunas suelen ser más sencillas de tomar que otras. No obstante, no dejan de ser importantes, por lo que es preciso pedir siempre dirección a Dios.


A través de las Escrituras el Señor nos da a conocer que está presto a enseñarnos y a dirigirnos por el camino que debemos seguir, Él nunca nos rechazará ni negará Su ayuda, sino al contrario, de varias maneras nos muestra que quiere lo mejor para cada uno; pero de nosotros depende acudir a Él y dejarnos guiar.


“Así ha dicho Jehová, tu Redentor, el Santo de Israel: Yo soy Jehová tu Dios, que te enseña para provecho tuyo, que te encamina por el camino que debes seguir.” Isaías 48:17 (RVR1977).


Si estás en un momento decisivo de tu vida, donde lo que determines tendrá una repercusión directa en tu futuro, no te aventures solo, busca dirección de Dios en oración y estudiando Su Palabra.

Te interesa:  ¿Arriesgarías tu vida para agradar a Dios?


“Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.” Josué 1:8 (RVR1960).


Cuando nos llenamos de la Palabra de Dios somos capaces de ver nuestra situación de una manera diferente a la que estamos acostumbrados, tomamos conciencia de que no somos seres independientes sino que nuestra vida está sujeta a Dios por amor. Y es precisamente por esa sujeción que incluir a Dios en cada decisión se vuelve normal e imprescindible.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.