Normalmente solemos pensar que esperar en Dios equivale a un tiempo de inactividad, pero en realidad esa espera no tiene nada que ver con la parálisis de actividades o el estancamiento de planes, sino con una actitud activa.

Podemos tomar el ejemplo que nos da el profeta Habacuc. En el primer capítulo del libro que lleva su mismo nombre, hay una lista de peticiones que él tenía; desde reclamos por la opresión de su pueblo a manos de los Caldeos, hasta la maldad que parecía apoderarse de todos. Pero después de exponer todas sus peticiones, al inicio del capítulo 2 dice: “Estaré atento y vigilante, como lo está el centinela en su puesto, para ver qué me dice el Señor y qué respuesta da a mis quejas.” Versión Dios Habla Hoy

Esa es la verdadera actitud de alguien que espera en Dios. Notemos que no es igual a hacer fila para ser atendido o guardar las energías recostado en el sillón antes que empiece un programa de tv. No se trata de matar el tiempo mientras ocurre lo que esperamos, se trata de ser más como un soldado que aguarda vigilante y firme en su puesto.

Una correcta espera en Dios siempre nos va a llevar a obtener respuestas claras y precisas. Después de todo, el Espíritu Santo no nos guiará por caminos incorrectos o va fallar en sus instrucciones.

El ejemplo más claro es Jesús, Él nunca falló en su ministerio, pero no sólo porque es Dios Hijo. Recordemos que se despojó por completo de su divinidad para hacerse semejante a todos los hombres, Filipenses 2:7. La clave del éxito en su ministerio fue su continua relación con Dios Padre. Esa obediencia a todas las instrucciones que recibía constantemente en sus tiempos de oración, lo llevaron a cumplir la misión que tenía en sólo 3 años de ministerio. En Jesús tenemos el ejemplo perfecto.

Te interesa:  ¿Qué piensas de ti mismo?

Quizás en nuestra mente surjan varias razones por las que no obtenemos respuesta a nuestras peticiones, después de todo sabemos que Jesús vivió una vida perfecta y no podemos compararnos a Él, pero precisamente su muerte y sacrificio son la razón por la que podemos acercarnos a Dios superando el pecado y toda barrera que antes nos separaba.

“Y en Cristo tenemos libertad para acercarnos a Dios, con la confianza que nos da nuestra fe en él.” Efesios 3:12 versión Dios Habla Hoy

Debemos orar con fe para ser escuchados y esperar, como un centinela, la respuesta que se nos vaya a dar.

“Por eso les digo que todo lo que ustedes pidan en oración, crean que ya lo han conseguido, y lo recibirán.” Marcos 11:24 Versículos Dios Habla Hoy

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta