A todos, en algún momento, nos han tomado un examen para conocer nuestro nivel de aprendizaje y para demostrar lo que sabemos de alguna materia o algún oficio; y es evidente que muy pocos se entusiasman ante esto.

Las pruebas que se realizan en los centros de estudio y en el trabajo son obligatorias, pero el examen a nuestra vida como creyentes es necesario y voluntario. Así es, también debemos rendir un examen en nuestro andar con Cristo, pero a diferencia de aquellas que se hacen en las áreas laboral y académica, esta se trata de una prueba voluntaria y el Maestro espera que decidamos hacerla.

Pablo dijo: “Examínense para saber si su fe es genuina. Pruébense a sí mismos. Sin duda saben que Jesucristo está entre ustedes; de no ser así, ustedes han reprobado el examen de la fe genuina.” 2 Corintios 13: 5 (NTV).

Con el objetivo de auto-ayudarnos es que debemos realizarnos esta prueba, para así conocer nuestros puntos débiles y trabajar en ellos. Muchos caen en el error de basar su fe en lo que pueden recibir de Dios y si no ocurre lo que desean y necesitan  entonces simplemente dudan de su existencia, bondad, amor, misericordia, etc. por ello es que el apóstol Pablo nos aconseja hacernos este examen.

Te interesa:  Estación de entrenamiento

Como seres humanos podemos caer en nuestro propio engaño y creer que todo lo que hacemos y pensamos es correcto, pero es justamente de esto que debemos cuidarnos “Hay caminos que parecen derechos, pero al final de ellos está la muerte.” Proverbios 16:25 (DHH).

Creer que siempre estamos en lo correcto y que todas nuestras acciones son justas es como andar con los ojos vendados, una prueba puede revelar falencias pero nos da la posibilidad de mejorar.

Es cierto que Dios conoce todo de nosotros, “Oh Jehová, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo,
Y todos mis caminos te son conocidos.”
Salmos 139:1-3 (NTV) pero también necesitamos examinarnos nosotros mismos para cambiar y ser mejores.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.