“Nadab y Abiú, hijos de Aarón, (…). De esta manera, desobedecieron al Señor al quemar ante él un fuego equivocado, diferente al que él había ordenado.” Levítico 10:1 (NTV)

Estos dos varones eran los hijos de Aarón, líderes espirituales de Israel (sacerdotes), tenían acceso al lugar más sagrado de la tierra, habían sido instruidos para servir, pero un error les costó la vida.

Estos sacerdotes, sabían que nada extraño y lleno de pecado podía ingresar al lugar santo y santísimo, pero aun así lo hicieron.

Como hijos de Dios conocemos sus leyes, por ejemplo:

– Las relaciones en yugo desigual (noviazgos con no creyentes o de distinta creencia).

– Las relaciones pre-matrimoniales (conocido como fornicación)

– El adulterio (tener una relación emocional y física con una persona casada), etc.

Este versículo describe claramente esta situación “Recuerden que es pecado saber lo que se debe hacer y luego no hacerlo.” Santiago 4:17 (NTV).

Transgredir las leyes de Dios trae sus consecuencias, no podemos esperar ser bendecidos cuando sabemos que estamos obrando mal, por ejemplo: tener una relación con  una pareja que no comparte su fe o cuando se está tratando de establecer un hogar con una persona que ya tiene uno.

Te interesa:  Hacete cargo

Dios es claro en cada situación y tenemos la libertad de decidir “¡Ahora escucha! En este día, te doy a elegir entre la vida y la muerte, entre la prosperidad y la calamidad.” Deuteronomio 30:15 (NTV), todos tenemos esa posibilidad de decidir entre lo que es justo y lo que no es, por ello las mejores decisiones son aquellas que se hacen en medio de la oración y a la luz de su palabra.

Es necesario mantener una vida ordenada si uno desea disfrutar de las bendiciones que Dios tiene para sus hijos, la obediencia es la puerta para ver su mano en medio de nuestras necesidades.

Procura siempre respetar las leyes de Dios, si lo haces traerás bendición a tu vida y a los tuyos, Él quiere hijos íntegros, sabios y justos que obren conforme a su palabra.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.