“para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones.” 2 Corintios 2:11.


Todos tenemos un enemigo que se opone a que hagamos la voluntad de Dios. La Biblia dice que este enemigo era un querubín hermoso, perfecto y lleno de sabiduría, pero a causa de que se halló maldad en su corazón fue lanzado del cielo. También dice que es el dios y príncipe de este mundo, es decir que es la mayor influencia del ser humano para impulsarle a hacer cosas que desagradan a Dios.


Por si fuera poco, este enemigo se disfraza como ángel de luz con el fin de engañar. Quiere hacer creer a las personas que él es bueno, sincero, amoroso y poderoso para robarles la salvación, matarlas espiritualmente y finalmente destruirlas.


Este ser maligno en su forma original no tiene un cuerpo físico por eso posee los cuerpos de todos aquellos que no tienen a Jesús en su corazón (Lucas 11:24-26).


Por lo tanto, ten cuidado cómo tratas a las personas que no tienen Cristo en sus vidas, ellos viven enceguecidos, engañados y lejos de la verdad. La Biblia dice que nuestra lucha no es contra la otra persona, de sangre y carne, sino contra satanás y sus demonios.


Es por esa razón que Jesús dio autoridad a sus discípulos para sanar enfermos y para echar fuera demonios (Marcos 3:15) También dijo: “He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.” Lucas 10:19.

Te interesa:  ¡No quiero dejar de jugar!


Piensa bien antes de actuar contra tu prójimo, analiza cuidadosamente quién está detrás de los problemas de tu familia, el porqué de la enfermedad de tu ser querido y las deudas económicas. También pregúntate: ¿Qué haría Jesús frente a mi situación? No olvides que como hijos de Dios debemos imitar a nuestro maestro.


Una vez que identifiques a tu enemigo, ponte a luchar en oración, ayuno y estudio de la Biblia. “pues aunque vivimos en el mundo, no libramos batallas como lo hace el mundo. Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas. Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo.” 2 Corintios 10:3-5.


Y no te preocupes por tu enemigo, que no estás solo(a) ni desprotegido(a). Dios ha provisto una armadura especial para ti, que está detallada en Efesios 6:10-20 y si te pones esa armadura tendrás éxito en tu lucha.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.