“Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones; Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.” (1 Pedro 3:12).

En una oportunidad estaba en un centro comercial junto a mi hija que tenía solo dos años en aquel momento. Ese lugar tenía un barco muy grande que los niños utilizaban para explorar y jugar por lo cual allí fue mi hija quien en poco tiempo comenzó a trepar saltar y correr incansablemente. En un momento ella paró de jugar, me buscaba con la mirada pero no me veía, sin embargo yo estaba allí y nunca la había perdido de vista.  Rápidamente y antes que se angustie le grité: “Aquí estoy”. Al verme inmediatamente sonrió y recobró su sensación de seguridad y sin perder más tiempo, continuó jugando.

Este simple hecho cotidiano me enseñó algo que considero muy importante en mi relación con Dios. Esto es reconocer que la mirada del Padre está siempre sobre mí. Hay momentos en que parece que Dios se hubiera alejado o que no está prestándonos atención, especialmente cuando no vemos una respuesta a nuestras oraciones o bien cuando habiendo presentado alguna situación delante de Él, las cosas parecen complicarse más en lugar de solucionarse.

En dichos casos podríamos preguntarnos: ¿Dónde está Dios en esta situación?, ¿Qué pasa, es que no me ve o no me oye? ¿Estará distraído o se habrá alejado? ¿Estará enojado conmigo y por eso no responde? Son todas preguntas razonables y perfectamente entendibles, sin embargo la Biblia nos enseña que los ojos del Señor están sobre los justos y además Él está atento a nuestras oraciones.

Alguien podría decir, yo no me considero justo, pero es importante comprender que no se trata de nuestra propia justicia, sino que solo a través de Jesús quien pagó el precio de nuestro rescate con su muerte en la cruz y el derramamiento de su sangre es que podemos ser justificados por su gracia y por lo tanto presentarnos como justos delante del Padre. En el mismo sentido leemos en los salmos: “La mirada del Padre nunca se aparta. Los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a su clamor.” (Salmos 34:15).

Te interesa:  ¿Traes paz o conflicto?

La mirada del Padre nos transmite protección, seguridad y cuidado, pero esto sucede solo cuando tenemos buena relación con Él. Por el contrario el hijo que sabe que hizo algo incorrecto, o que tiene cosas que ocultar, para él la mirada del Padre representará una amenaza, se sentirá expuesto y tratará de ponerse a la defensiva.

La mirada del Padre además nos aporta valor como hijos de Dios ya que Él está pendiente de nosotros y de cada uno de los hechos de nuestra vida, por lo cual, podemos sentirnos importantes, amados y valiosos para Él.

Quiero animarte en este día a que consideres esta verdad bíblica, que los ojos de Dios están sobre ti para cuidarte, protegerte, animarte y darte la seguridad que el mundo no puede ofrecer. Esto significa que Dios todo lo ve, Él está en pleno conocimiento y al detalle de todo lo que te sucede. Nada escapa de su control, por lo cual Tú puedes descansar y confiadamente esperar en Él. Pero para esto, sólo hará falta que tu mirada se encuentre con la del Señor, de tal manera recibirás, seguridad, protección, valor y esa paz que sobrepasa todo entendimiento.  Por Daniel Zangaro

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.