¿Eres de las personas que olvidan fácilmente? A veces estar distraído u ocupado permite que olvides con facilidad muchas cosas como: comprar un ingrediente de tu receta, llamar a alguien, apagar la cocina o la luz, el trabajo o celular que necesitabas llevar; todas esas son situaciones que pueden pasar por alto, pero existen cosas que nunca debes olvidar.

En una ocasión una anciana se perdió en la ciudad, justamente una de sus vecinas la vio subirse en una movilidad equivocada y corrió para ayudarla a volver a casa. Esta viejita menciona que cada vez que tiene que tomar movilidad recuerda la bondad de su vecina y en lo posible trata de pagarle llevándole algún alimento. No necesita que le recuerden porque está muy agradecida ¿Te tienen que recordar lo buenos que han sido contigo?

Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy; no suceda que comas y te sacies, y edifiques buenas casas en que habites, y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multipliquen, y todo lo que tuvieres se aumente; y se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre; que te hizo caminar por un desierto grande y espantoso, lleno de serpientes ardientes, y de escorpiones, y de sed, donde no había agua, y él te sacó agua de la roca del pedernal; que te sustentó con maná en el desierto, comida que tus padres no habían conocido, afligiéndote y probándote, para a la postre hacerte bien; y digas en tu corazón: Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza.

Te interesa:  ¡Una llamada puede cambiarlo todo!

Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día. Mas si llegares a olvidarte de Jehová tu Dios y anduvieres en pos de dioses ajenos, y les sirvieres y a ellos te inclinares, yo lo afirmo hoy contra vosotros, que de cierto pereceréis. Deuteronomio 8:11-19

El tiempo de la bendición de Dios había llegado, por tanto el Señor se preocupa y da una palabra de advertencia a su pueblo, el verbo “Cuídate” se traduce como “guardar”, “observar”, “hacer cuidadosamente”; es decir, les dice: “cuando la bendición llegue a tu vida ten mucho cuidado de no olvidarte de Dios y lo que hizo por ti”.

A veces la comodidad y la satisfacción también pueden hacernos olvidar aspectos importantes como la voluntad de Dios para nuestra vida. Por lo cual Él advierte que existen consecuencias serias por la desobediencia así como grandes beneficios por la obediencia.

En este momento te animo a recordar lo que Jesús hizo por ti en la cruz al salvar tu vida, y además lo sigue haciendo con cada bendición que te tiene preparada en este mundo. Si estás con una aflicción la respuesta de Dios llegará en el tiempo preciso si permites que Él tome el control pero, si te encuentras en un tiempo de bendición ¡acuérdate!, no esperes volver a recordar a Dios por medio de la aflicción.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.