“Todo tiene sus maravillas, incluso la oscuridad y el silencio, y yo aprendo, cualquiera que sea mi situación actual, a estar contenta”. Helen Keller

Esta cita toma un significado especial cuando conocemos la vida de la autora. Deja de ser sólo una frase bonita  y nos lleva a ser agradecidos con lo que somos y tenemos.

Helen Keller nació el 27 de junio de 1880 en Alabama, Estados Unidos. Era una niña perfectamente saludable hasta que, a los 19 meses de edad, contrajo una enfermedad que la dejó sorda y ciega.

A los siete años había inventado más de setenta señas diferentes con las que podía comunicarse con su familia. En 1887 sus padres se contactaron con Anne Sullivan, una maestra de la escuela de Ciegos en Watertown,  Massachusett, que con sus 20 años de edad pudo enseñar a Helen a pensar inteligiblemente y a hablar usando el método Tadoma que consiste en tocar los labios de otros mientras hablan, sintiendo las vibraciones y deletreando el alfabeto en la palma de la mano. Helen no sólo aprendió a comunicarse así, también aprendió a leer francés, alemán, griego y latín en braille.

El 28 de junio de 1904 Helen se graduó “Con Honores” de la Universidad de Radcliffe, siendo la primera persona sordo – ciega en obtener un título universitario. Ese mismo  año habló por primera vez en público en la exposición de San Luis.

Helen se convirtió en una gran oradora y autora mundialmente reconocida. Fue precursora en la lucha por las personas con discapacidades sensoriales y en 1915 fundó “Helen Keller International”, una organización sin fines de lucro para la prevención y tratamiento de la ceguera. En 1964, Helen fue galardonada con la Medalla Presidencial de la Libertad, el más alto premio para personas civiles otorgada por el presidente Lyndon Johnson. Un año más tarde fue elegida como La mujer del “Salón de la Fama” en la Feria Mundial de Nueva York.

Poco antes de su muerte en 1968, a la edad de 87 años, Helen Keller le dijo a un amigo: “En estos oscuros y silenciosos años, Dios ha estado utilizando mi vida para un propósito que no conozco, pero un día lo entenderé y entonces estaré satisfecha.”

Te interesa:  Yo sé a quién he creído

El 1 de junio de 1968, en Arcan Ridge, Helen Keller murió mientras dormía.

Las discapacidades de Helen nunca fueron un obstáculo y su vida fue plena. Ella sabía que Dios tenía un propósito con su vida y procuró dar lo mejor de sí para cumplirlo.

Es difícil imaginar lo complicado que puede ser vivir con las discapacidades físicas que ella tenía y más aún cuando las innovaciones tecnológicas no son las que conocemos y que de alguna manera han contribuido a hacer más fácil nuestra vida.

Pese a todo, Helen fue una mujer que dejó una huella muy importante. No se dedicó a culpar a Dios ni a cuestionar sus propósitos, ni se escondió en su casa esperando su muerte. Por el contrario, buscó cumplir el propósito que tenía aunque no conocía cuál era y más allá de eso, estaba contenta con sus circunstancias.

Siendo honestos con nosotros mismos, admitiremos que ante circunstancias más sencillas nos hemos sentido derrotados, frustrados, nos hemos  molestado con Dios porque creemos que nos ha abandonado  y hasta le hemos exigido explicaciones o el cambio inmediato de una determinada situación, cuando en realidad deberíamos agradecer por todo, aunque no lo entendamos y confiar en que Él tiene un propósito en nuestras vidas.

“Y den gracias por todo a Dios el Padre en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.” Efesios 5:20

Sin importar cuál es tu situación actual, ni los problemas que estés atravesando, descansa en Dios, confía en sus propósitos y agradécele por las circunstancias que estás pasando, recuerda que sus pensamientos son mejores que los nuestros.

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”. Isaías 55:8,9

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

13 Comentarios

  1. QUE BUENO EL MENSAJE ME GUSTO MUCHO EL TEXTO QUE COMPARTIERON

  2. GRACIAS X EL EXCELENTE APORTE ES UNA BENDICIÓN.

  3. Eman Isaac

    Muy buen mensaje!!!

  4. Eman Isaac

    “Todo tiene sus maravillas, incluso la oscuridad y el silencio, y yo aprendo, cualquiera que sea mi situación actual, a estar contenta”. Helen Keller

  5. Eman Isaac

    No que hable porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación. Filipenses 4:11

  6. Eman Isaac

    “Y den gracias por todo a Dios el Padre en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.” Efesios 5:20

  7. Brian

    YO PREFIERO EL SILENCIO QUE LA OSCURDAD, PORQUE CUANDO HAY OSCURIDAD NO PODES VER NADA.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.