Por donde caminemos, siempre encontraremos a alguien con alguna necesidad, la pregunta es: ¿De qué forma ayudas a otros? En esta oportunidad quisiera compartir contigo un hecho que te dará una idea de lo que puedes ofrecer como hijo del Señor:

“Mientras se acercaban al templo, llevaban cargando a un hombre cojo de nacimiento. Todos los días lo ponían junto a la puerta del templo, la que se llama Hermosa, para que pidiera limosna a la gente que entraba. Cuando el hombre vio que Pedro y Juan estaban por entrar, les pidió dinero.

Pedro y Juan lo miraron fijamente, y Pedro le dijo: «¡Míranos!». El hombre lisiado los miró ansiosamente, esperando recibir un poco de dinero, pero Pedro le dijo: «Yo no tengo plata ni oro para ti, pero te daré lo que tengo. En el nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡levántate y camina!».

Entonces Pedro tomó al hombre lisiado de la mano derecha y lo ayudó a levantarse. Y, mientras lo hacía, al instante los pies y los tobillos del hombre fueron sanados y fortalecidos. ¡Se levantó de un salto, se puso de pie y comenzó a caminar! Luego entró en el templo con ellos caminando, saltando y alabando a Dios.” Hechos 3:2-8 (NTV)

Te interesa:  Pantano

Pedro y Juan no tenían dinero para ofrecer, pero poseían algo de mayor valor que era la Presencia de Dios, por lo que no dudaron en declarar sanidad por el lisiado “en el nombre de Jesucristo”. Por supuesto que no está mal apoyar económicamente al que necesita y si lo haces, ten presente que el Señor te devolverá multiplicado.

Por otro lado, este hecho hace referencia a entregar algo de parte del Señor, es posible que no vayas por las calles a sanar enfermos, pero Dios nos dio la responsabilidad de orar por ellos, compartir las buenas noticias de la salvación, traer paz y consuelo.

Por tanto, te animo a acercarte y entregar algo de Cristo a aquellos que te rodean o a las personas que encuentres en el camino, ora por ellos y dales Palabras de esperanza, preséntale a Cristo y quién sabe, tal vez por su Fe reciba el milagro que está esperando.

¡Debes ser una bendición donde vayas!

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.