Dios en su Palabra nos manda a amar a nuestro prójimo, esto no es tan sólo a la familia, los amigos que nos rodean, sino también a todo aquel que lo necesite.

Muchos nos solidarizamos estas fechas de fin de año con la gente que no tiene, es como si algo tocara nuestro corazón en estas fiestas y nuestro espíritu solidario despierta. Ciertamente esto es bueno, sin embargo no debería ser pasajero.

La Biblia dice “En todo tiempo ama el amigo, Y es como un hermano en tiempo de angustia.” Proverbios 17:17 (RV-1960)

Esto quiere decir que nuestra ayuda a los demás debe ser constante y no sólo en fechas específicas o temporadas, el corazón solidario debe latir todo el tiempo.

Muy a parte de la ayuda que se  pueda dar, debemos pensar en lo que nos enseñó Cristo “De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.” Mateo 25:40 (RV-1960)

Te interesa:  Sin fe, nada pasará

No demos de lo que nos sobre, de lo que no nos sirve, démosle lo mejor que tenemos, lo que los demás necesitan, tal como dice su Palabra será como darle a Cristo esa ayuda.

¿Quieres cumplir con este mandato? Pues empieza a dar lo mejor que tienes, no importa la cantidad, lo importante es el corazón solidario y dar lo mejor que tú tengas.

Que tu ayuda no dependa de alguna fecha, acontecimiento o temporada, en todo tiempo practiquemos el amor y la solidaridad, amemos de todas las formas posible, orando y dando, eso es amor.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.