Hace un tiempo atrás asistí a una reunión en la que el tesorero hizo la rendición de cuentas de todos los ingresos y egresos que tenía la organización (nadie sabe qué es una OTB en otros lugares). Hizo un detalle minucioso del movimiento económico y los gastos que se hicieron durante la gestión. Quedé impresionado y pensativo con el trabajo de esta persona.

No sólo demostraba que la administración de los recursos económicos de esta organización estaba en buenas manos, sino que todas las personas presentes reconocieron su trabajo y lo felicitaron por el buen manejo de la economía.

La Biblia dice que “cada uno de nosotros tendrá que responder por sí mismo ante Dios.” Romanos 14:12 (NTV); es decir, que nosotros igual rendiremos cuentas a Dios por el manejo de nuestra vida.

¿Cómo estás administrando tu vida? ¿Crees que Dios está feliz con tu forma de vivir?

El Señor nos advierte una y otra vez que prestemos atención a las cosas espirituales y tengamos cuidado de cómo vivimos, no como necios sino como sabios. En Mateo 6:19-21, nos dice que hagamos tesoros en el cielo, no en la tierra.

Te interesa:  Al descubierto

No seas como aquellas personas que toman la decisión trágica de vivir sin tener en cuenta al Señor, que invierten todo en ellos mismos y nada para la vida eterna. Eso sucede cuando uno está cegado por los deseos y la satisfacción personal.

Tú debes tener presente que “Dios nos juzgará por cada cosa que hagamos, incluso lo que hayamos hecho en secreto, sea bueno o sea malo.” Eclesiastés 12:14 (NTV)

Que sea el Señor quien ocupe el primer lugar en tu vida y vivas conforma a su voluntad para que cuando te presentes delante de Dios, diga: “Bien hecho, mi buen hijo fiel. Has sido fiel en administrar tu vida y en honrarme. ¡Ven, entra, celebremos tu fidelidad!”.

Vive cada día agradando a Dios.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.