Leyendo información acerca del funcionamiento del cinturón de seguridad, encontré algo interesante que dice: La idea básica de un cinturón de seguridad es bastante sencilla: impide que salgas volando por el parabrisas delantero o te desplaces por el interior del auto de forma incontrolada en una parada o vuelco.

Según algunos estudios, los cinturones de seguridad reducen el riesgo de morir en los asientos delanteros en un 50 por ciento. Cuando se piensa en ello, uno no puede dejar de sorprenderse. ¿Cómo puede una pieza de fabricación tan simple ser la diferencia entre la vida y la muerte en un accidente de auto?

Los expertos coinciden en que llevarlo puesto eleva dramáticamente las posibilidades de sobrevivir a un accidente de auto. Esto es lo que más me llama la atención, pues se puede contrastar con la seguridad que Dios nos brinda, cuando vivimos bajo su gracia y el peligro que corremos cuando nos alejamos de Él.

Recuerdo a un taxista que me comentaba muy presumidamente que no usaba el cinturón porque él manejaba anteriormente camiones de alto tonelaje y que un taxi no era nada para él, ¡qué idea tan equivocada!

Te interesa:  Una vida agradable

Aunque unos usan el cinturón hay también otros que no lo hacen, y ocurre también con los cristianos, pues dejamos de lado a Dios y confiamos más en nuestras habilidades, pero el Salmo 91:1-2 dice claramente “Los que viven al amparo del Altísimo encontrarán descanso a la sombra del Todopoderoso…Solo él es mi refugio, mi lugar seguro; él es mi Dios y en él confío.”

¿Dónde hallaremos seguridad constante? Claramente sólo con Dios, Él es nuestro protector y ayuda.

Si no has estado usando el cinturón de seguridad de Dios, debes hacerlo, cualquiera que sea la situación que estás pasando, en su presencia estás seguro pues “Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza; siempre está dispuesto a ayudar en tiempos de dificultad.” Salmos 46:1

¡No confíes en tus propias capacidades confía en Dios!

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.